Diagnóstico del enfisema

Como sucede con la mayoría de las enfermedades, el médico estudiará la historia clínica del paciente cuidadosamente y preguntará acerca de sus síntomas respiratorios y pulmonares.


• ¿Cuánto tiempo ha estado presentando la dificultad para respirar?
• ¿Qué mejora los síntomas?
• ¿Qué empeora los síntomas?
• ¿Se ha producido una infección recientemente?
• ¿Los síntomas han sido cada vez más severos?
• ¿Usted fuma?
• ¿Sufre la exposición al humo de segunda mano o de otros gases tóxicos?
• ¿Existen otras enfermedades que pueden estar contribuyendo a la falta de aire?
• ¿Tiene antecedentes familiares con alguna enfermedad pulmonar?

Examen físico

El examen físico se concentrará en el análisis de los pulmones, pero también puede incluir el corazón y el sistema circulatorio. En ese sentido, el médico puede buscar la respuesta a las siguientes preguntas:

• ¿Ocurre un aumento de la frecuencia respiratoria?
• ¿El paciente presenta dificultad para respirar solo con estar sentado en la sala de examen?
• Además de las costillas y el diafragma, ¿el paciente utiliza los músculos intercostales y los músculos del cuello para respirar?
• ¿El pecho luce ampliado o en forma de barril?
• ¿El paciente presenta un sonido  más hueco de lo normal en la cavidad torácica?
• ¿Necesita más tiempo de lo normal para exhalar?
• ¿El movimiento del diafragma disminuye?
• ¿El paciente presenta un aspecto cianótico que indique la falta de oxígeno en la sangre?
• Cuando se escuchan los pulmones, ¿hay sibilancias, especialmente si se le pide al paciente que exhale rápidamente?

Oximetría

La oximetría es una prueba no invasiva, en la que se coloca un sensor en un dedo o lóbulo de la oreja para medir el porcentaje de células rojas de la sangre que tienen oxígeno. Este valor suele ser mayor que 92% y los resultados de menos de 90% pueden señalar la necesidad de oxígeno suplementario.

Pruebas de sangre

También se puede realizar un recuento completo de células sanguíneas para comprobar si hay un aumento en el número de células rojas de la sangre. En respuesta a las concentraciones más bajas de oxígeno en la sangre, el cuerpo produce más glóbulos rojos para tratar de ofrecer la mayor cantidad posible de oxígeno a las células.


Además pueden medirse los niveles de alfa-1 antitripsina para buscar la posible forma genética del enfisema.

Una prueba de gases puede medir la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre y en combinación con otras mediciones puede ayudar al profesional médico a decidir si el cuerpo ha sido capaz de adaptarse a las concentraciones más bajas de oxígeno en el cuerpo. En algunos laboratorios, el resultado de gases en sangre arterial incluirá un porcentaje de monóxido de carbono, la mayoría de las veces su presencia se debe al hábito de fumar. Lamentablemente por cada molécula de hemoglobina que tiene unido el monóxido de carbono, es una molécula menos disponible para transportar oxígeno.

La gasometría arterial también puede dar parámetros para establecer el diagnóstico de la insuficiencia respiratoria crónica. Cuando el nivel de oxígeno medido cae por debajo de 60 mm Hg (milímetros de mercurio) y el nivel de dióxido de carbono se eleva por encima de 50 mm de Hg, se puede emitir el diagnóstico de la insuficiencia respiratoria crónica.

Radiología

Un simple rayos X de tórax puede mostrar los pulmones, verificando si están demasiado inflados, si han perdido las marcas pulmonares normales, o si ha ocurrido la destrucción de los alveolos y el tejido pulmonar.

Una tomografía computarizada puede revelar más detalles sobre la cantidad de destrucción pulmonar, pero no es una parte normal de la evaluación de los pacientes con enfisema.

Pruebas de función pulmonar

Las pruebas de función pulmonar o espirometría, pueden medir el flujo de aire dentro y fuera de los pulmones y se utiliza para predecir la gravedad del enfisema. Al soplar en una máquina, se puede calcular la cantidad de aire que se mueve y la rapidez con que lo hace, así como obtener información acerca del daño pulmonar. Generalmente los resultados se comparan con los de una persona “normal” de la misma edad, sexo y tamaño.

Algunas de estas mediciones son:

• Capacidad vital forzada: la cantidad de aire que puede ser exhalado por la fuerza después de la respiración más grande posible.

• Volumen espiratorio forzado en 1 segundo: la cantidad de aire que es exhalado por la fuerza en 1 segundo. A pesar de que la exhalación de aire total puede ser menos afectada, a medida que el pulmón pierde su elasticidad, se necesita más tiempo para que el aire salga y esta medición se convierte en un buen marcador de la gravedad de la enfermedad.

• Volumen espiratorio forzado: se puede medir a través del ciclo de exhalación, a menudo en 25%, 50%, y 75%, para ayudar a medir la función de bronquios y bronquiolos con diferente tamaño.

• Flujo espiratorio máximo: mide la velocidad máxima del aire durante la exhalación.

• Capacidad de difusión: mide la cantidad de monóxido de carbono que puede ser inhalado y absorbido en el torrente sanguíneo en un período de tiempo, determinando qué tan bien trabajan los pulmones en la absorción del gas. Esto ayuda a determinar y medir la función pulmonar.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.