Estilos de vida y remedios caseros para el asma

Aunque muchas personas con asma dependen de los medicamentos para prevenir y aliviar los síntomas, también se pueden hacer varios remedios por su cuenta para mantener una buena salud y reducir la posibilidad de ataques de asma.


Evitar los factores desencadenantes

La adopción de medidas para reducir la exposición a los factores que desencadenan los síntomas del asma es un paso clave en el control del asma. Puede ser de ayuda:

  • Utilizar aire acondicionado: el aire acondicionado reduce la cantidad de polen que se encuentra en el entorno de árboles, pastos y malezas; reduce la humedad interior y la exposición a los ácaros del polvo. Si no se tiene aire acondicionado, se recomienda tratar de mantener las ventanas cerradas durante la temporada de polen.
  • Descontaminar la decoración: es importante minimizar el polvo que puede empeorar los síntomas nocturnos, sustituyendo ciertos elementos en el dormitorio. Por ejemplo, cubrir las almohadas, colchones y otros artículos con cubiertas a prueba de polvo. Quitar las alfombras e instalar madera o linóleo puede ser una buena opción, así como utilizar cortinas y persianas lavables.
  • Mantener la humedad óptima: si se vive en un clima húmedo, es posible que se necesite emplear un deshumidificador.
  • Evitar las esporas de moho: es necesario limpiar las áreas húmedas en el baño, la cocina y alrededor de la casa, así como deshacerse de las hojas enmohecidas o leña húmeda en el patio, para mantener alejadas a las esporas de moho.
  • Reducir la caspa de las mascotas: si se es alérgico a la caspa, hay que evitar las mascotas con pelo o plumas. Bañar a las mascotas regularmente puede reducir la cantidad de caspa en su entorno.
  • Limpiar regularmente: se debe limpiar la casa al menos una vez a la semana. Si es muy probable levantar polvo, se puede usar una máscara o dejar que alguien más haga la limpieza.
  • Cubrirse la nariz y la boca si hace frío: si el asma se agrava por el aire frío o seco, usar una máscara facial puede ayudar.

Cuidar la salud

Cuidar de sí mismo y el tratamiento de otros trastornos relacionados con el asma ayuda a mantener los síntomas bajo control. Por ejemplo:

  • Hacer ejercicio con regularidad: tener asma no significa que tenga que ser menos activo. El tratamiento puede prevenir los ataques de asma y controlar los durante las actividades. El ejercicio regular puede fortalecer el corazón y los pulmones, lo que ayuda a aliviar los síntomas del asma. Si se hace ejercicio en temperaturas frías, es necesario usar una mascarilla para calentar el aire que se respira.
  • Mantener un peso saludable: el exceso de peso puede empeorar los síntomas del asma y ​​aumenta el  riesgo ante otros problemas de salud.
  • Comer frutas y verduras: comer muchas frutas y verduras puede aumentar la función pulmonar y reducir los síntomas de asma. Estos alimentos son ricos en nutrientes protectores (antioxidantes) que refuerzan el sistema inmunológico.
  • Controlar la acidez y la enfermedad por reflujo gastroesofágico: es posible que el reflujo de ácido que causa la acidez pueda dañar las vías respiratorias del pulmón y empeorar los síntomas del asma. Si una persona padece de acidez frecuente o constante, deberá hablar con su médico acerca de las opciones de tratamiento. Es posible que primero necesite tratamiento para la acidez y después para los síntomas del asma.

Medicina alternativa

Algunos tratamientos alternativos pueden ayudar con los síntomas del asma. Sin embargo, se debe tener en cuenta que estos tratamientos no son un sustituto para el tratamiento médico, especialmente si se sufre de asma grave. Siempre es mejor hablar con un médico antes de tomar hierbas o suplementos, ya que algunos pueden interactuar con los medicamentos que  se toman.

Algunos tratamientos alternativos para el asma incluyen:


  • Las técnicas de respiración: los ejemplos incluyen la técnica de respiración Buteyko, el método Papworth y la respiración yoga. Estos ejercicios pueden reducir la cantidad de medicamento que se necesita para mantener los síntomas del asma bajo control. Las clases de yoga aumentan la aptitud y reducen el estrés, ayudando a controlar el asma también.
  • Acupuntura: esta técnica consiste en colocar agujas muy delgadas en puntos estratégicos del cuerpo. Es seguro y generalmente no causa dolor.
  • Técnicas de relajación: las técnicas como la meditación, el biofeedback, la hipnosis y la relajación progresiva de los músculos puede ayudar con el asma, reduciendo la tensión y el estrés.
  • Los remedios herbarios: algunos remedios naturales que pueden ayudar a mejorar los síntomas del asma incluyen la petasita, el incienso indio y el pycnogenol. Las mezclas de diferentes tipos de hierbas se utilizan comúnmente en la medicina tradicional china, india y japonesa, sin embargo, se necesitan más estudios para determinar qué tan bien funcionan estos recursos y preparaciones a base de hierbas para el asma.
  • Los ácidos grasos Omega-3: se encuentran en el pescado, las semillas de lino y otros alimentos. Se dice que estos aceites saludables pueden reducir la inflamación que conduce a los síntomas del asma.

Afrontamiento y apoyo

El asma puede ser difícil y estresante. A veces una persona puede llegar a sentirse frustrada, enojada o deprimida porque tiene que recortar sus actividades habituales para evitar los desencadenantes ambientales. También puede sentirse avergonzada o limitada por los síntomas de la enfermedad y las complicadas rutinas de gestión.

Pero el asma no tiene que ser una condición limitante. La mejor manera de superar la ansiedad y la sensación de impotencia es entender su enfermedad y tomar el control de su tratamiento. He aquí algunas sugerencias que pueden ayudar:

  • Tómese su tiempo. Tome descansos entre tareas y evite las actividades que empeoren sus síntomas.
  • Haga una lista diaria de cosas por hacer. Esto puede ayudar a evitar sentirse abrumado. Prémiese por lograr metas sencillas.
  • Hable con otras personas con su condición. Las salas de chat y tableros de mensajes en Internet o grupos de apoyo en su área pueden servirle para conocer a otras personas que enfrentan retos similares y hacerte saber que no estás solo.
  • Si un hijo suyo tiene asma, sea alentador para él. Centre la atención en las cosas que su niño puede hacer, no en las cosas que él o ella no puede hacer. Involucre a los maestros, enfermeras escolares, entrenadores, amigos y familiares para ayudar a su hijo a controlar el asma.

Prevención del asma

Trabajando juntos, el paciente y su médico pueden elaborar un plan, paso a paso, para vivir con esta condición y prevenir los ataques de asma.

  • Seguir un plan de acción para el asma: la persona puede escribir un plan detallado para la toma de medicamentos y la gestión de un ataque de asma, asegurándose de seguirlo. El asma es una condición permanente que requiere un seguimiento y tratamiento regular. Tomar el control de un tratamiento puede hacer que se sienta más control sobre la vida en general.
  • Obtener las vacunas para la gripe y la neumonía: mantenerse al día con las vacunas puede prevenir la gripe y la neumonía que desencadenan los ataques de asma.
  • Identificar y evitar los desencadenantes del asma: existe una serie de alérgenos exteriores e irritantes,  que van desde el polen y el moho hasta el aire frío y la contaminación ambiental, que pueden desencadenar ataques de asma. Se recomienda averiguar cuál es la causa o lo que empeora el asma, y ​​tomar medidas para evitar estos factores desencadenantes.
  • Controlar la respiración: se puede aprender a reconocer los signos de advertencia de un ataque inminente, como tos leve, sibilancias o dificultad para respirar. Debido a que la función pulmonar puede disminuir antes de que se note cualquier signo o síntoma, es bueno medir regularmente y grabar el flujo pico con un medidor de flujo máximo en el hogar.
  • Identificar y tratar los ataques antes de tiempo: si se actúa rápidamente, es menos probable que la persona tenga un ataque severo. Tampoco se necesita tanta medicación para controlar los síntomas. Cuando las mediciones del flujo máximo disminuyan y alerten sobre un ataque de asma inminente, se deben tomar los medicamentos según las instrucciones y detener de inmediato cualquier actividad que pudiera haber desencadenado el ataque. Si los síntomas no mejoran, lo mejor es buscar ayuda médica.
  • Tomar los medicamentos según las indicaciones: el hecho de que el asma parezca estar mejorando, no es motivo para cambiar algo sin antes consultar con su médico. Es una buena idea llevar los medicamentos a cada consulta médica, para que el especialista pueda comprobar que los medicamentos se están usando correctamente y con la dosis exacta.
  • Prestar atención al aumento del uso del inhalador de alivio rápido: si un paciente solo encuentra alivio con el uso de un inhalador, como el albuterol, eso puede significar que su asma no está bajo control. Se debe consultar al médico acerca de cómo ajustar el tratamiento.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.