Pruebas y diagnóstico de la tuberculosis

Durante el examen físico, el médico examinará los ganglios linfáticos y utilizará un estetoscopio para escuchar con atención los sonidos que hacen los pulmones al respirar.


La herramienta de diagnóstico más comúnmente utilizado para la tuberculosis es una prueba simple de la piel. Se inyecta una pequeña cantidad de una sustancia llamada tuberculina PPD debajo de la piel del antebrazo interior.

Dentro de 48 a 72 horas, un profesional médico revisará la zona del brazo donde se colocó la inyección.  Si se observa una roncha roja y elevada es probable que la persona tenga la infección tuberculosa. El tamaño de la protuberancia determina si los resultados de la prueba son significativos.

Los resultados pueden estar equivocados

La prueba cutánea de la TB no es perfecta. A veces, sugiere que la persona tiene tuberculosis, cuando en realidad no la tiene, y viceversa.

Un falso positivo puede ocurrir si el paciente ha sido vacunado recientemente con la vacuna de bacilo de Calmette-Guerin (BCG). Esta vacuna contra la tuberculosis es ampliamente utilizada en países con altas tasas de infección de TB.

Los resultados falsos negativos pueden ocurrir en ciertas poblaciones, incluidos los niños, las personas mayores y las personas con SIDA, que a veces no responden a la prueba cutánea de la TB. Un resultado falso negativo puede ocurrir en personas que han sido infectadas recientemente con TB, pero cuyos sistemas inmunológicos no han reaccionado a las bacterias.

Los análisis de sangre


Los análisis de sangre pueden utilizarse para confirmar o descartar la tuberculosis latente o activa. Estas pruebas utilizan tecnología sofisticada para medir la reacción del sistema inmune a la bacteria de la tuberculosis, y pueden ser útiles si se está en alto riesgo de una infección por TB, pero se obtiene una respuesta negativa a la prueba de la piel, o si ha recibido la vacuna BCG.

Radiografía de tórax

Si se ha tenido una prueba cutánea positiva, el médico probablemente ordenará una radiografía de tórax. Esta puede mostrar manchas blancas en los pulmones, o puede revelar otros cambios causados por la tuberculosis activa.

Pruebas de esputo

Si la radiografía de tórax muestra signos de tuberculosis, el médico puede tomar muestras de esputo al toser, para analizarlas y buscar posibles bacterias de tuberculosis. Estas bacterias también pueden ser examinadas para ver si son resistentes a los medicamentos utilizados para tratar la enfermedad, ayudando así a elegir los medicamentos con más probabilidades de funcionar.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.