Tratamientos y medicamentos para el asma

La prevención y el control a largo plazo son la clave para detener los ataques de asma antes que comiencen. El tratamiento generalmente consiste en aprender a reconocer los factores desencadenantes y tomar medidas para evitarlos, así como el seguimiento de la respiración para asegurarse de que los medicamentos diarios del asma mantienen los síntomas bajo control. En caso de un ataque de asma, es posible que se tenga que utilizar un inhalador de alivio rápido, como el albuterol.


Medicamentos

Los medicamentos adecuados para una persona dependen de varios factores, incluyendo la edad, los síntomas, los desencadenantes del asma y lo que parece funcionar mejor para mantener el asma bajo control.

Los medicamentos de control preventivo a largo plazo reducen la inflamación de las vías respiratorias que provoca los síntomas y los inhaladores de alivio rápido abren rápidamente las vías respiratorias inflamadas que están limitando la respiración. En algunos casos, se necesitan medicamentos para tratar alergias.

Los medicamentos para el control del asma a largo plazo, por lo general se toman diariamente, son la piedra angular del tratamiento del asma. Estos medicamentos mantienen el asma bajo control y hacen que sea menos probable la presencia de un ataque de asma. Algunos de estos medicamentos de control a largo plazo son:

  • Los corticosteroides inhalados. Estos medicamentos incluyen fluticasona (Flovent Diskus, Flonase), budesonida (Pulmicort, Rhinocort), mometasona (Nasonex, Asmanex Twisthaler), ciclesonida (Alvesco, Omnaris), flunisolida (Aerobid, Aerospan HFA), beclometasona (Qvar, Qnasl) y otros. Es posible que se necesite usar estos medicamentos por varios días o semanas antes de que alcancen su máximo beneficio. A diferencia de los corticosteroides orales, estos corticosteroides tienen un riesgo relativamente bajo de efectos secundarios y son generalmente seguros para el uso a largo plazo.
  • Los modificadores de leucotrienos. Estos medicamentos orales ayudan a aliviar los síntomas del asma durante un máximo de 24 horas. En raras ocasiones, estos medicamentos se han relacionado con reacciones psicológicas, tales como agitación, agresión, alucinaciones, depresión y pensamientos suicidas. Siempre se debe consultar a un médico de inmediato ante cualquier reacción inusual.
  • Los agonistas beta de acción prolongada. Estos medicamentos inhalados, que incluyen al salmeterol (Serevent) y formoterol (Foradil, Perforomist), abren las vías respiratorias. Algunas investigaciones muestran que pueden aumentar el riesgo de un ataque grave de asma, así que sólo se recomiendan en combinación con un corticosteroide inhalado. Debido a que estos medicamentos pueden enmascarar el deterioro del asma, no se deben utilizar para aliviar un ataque de asma agudo.
  • Los inhaladores de combinación. Estos medicamentos contienen un agonista beta de acción prolongada junto con un corticosteroide.
  • Teofilina. La teofilina (Theo-24, Elixophyllin, entre otros) es una píldora diaria que ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias mediante la relajación de los músculos que las rodean. Ya no se usa tanto como en años anteriores.

Como ya se ha mencionado, existen los medicamentos de alivio rápido que se utilizan según sea necesario para aliviar los síntomas a corto plazo durante un ataque de asma, o antes de practicar ejercicio si un médico lo recomienda. Algunos tipos de medicamentos de alivio rápido son:

  • Los agonistas beta de acción corta. Estos broncodilatadores inhalados de alivio rápido actuan en cuestión de minutos para aliviar rápidamente los síntomas durante un ataque de asma. Estos incluyen albuterol (ProAir HFA, Ventolin HFA, otros), levalbuterol (Xopenex HFA) y pirbuterol (Maxair). Pueden ser tomados con un inhalador portátil de mano o un nebulizador, dispositivo que convierte la medicación para el asma en una niebla fina, para que pueda ser inhalada a través de una máscara facial o una boquilla.
  • Ipratropio (Atrovent). Al igual que otros broncodilatadores, el ipratropio actúa rápidamente para relajar de inmediato las vías respiratorias, haciendo más fácil la respiración. Se usa principalmente para el enfisema y la bronquitis crónica, pero también a veces se utiliza para tratar los ataques de asma.
  • Los corticosteroides orales e intravenosos. Estos medicamentos, que incluyen la prednisona y la metilprednisolona, alivian la inflamación de las vías respiratorias causadas por el asma severa. Pueden causar efectos secundarios graves cuando se usan a largo plazo, por lo que son utilizados sólo a corto plazo.

Si una persona tiene un ataque de asma, un inhalador de alivio rápido puede aliviar sus síntomas de inmediato. Pero si los medicamentos de control a largo plazo están funcionando correctamente, no debería usar el inhalador muy a menudo. Se debe llevar un registro de cuántas aplicaciones se utiliza cada semana, si el paciente necesita usar su inhalador de alivio rápido con más frecuencia que lo recomendado por su médico, acuda a la consulta nuevamente, es probable que los medicamentos de control a largo plazo necesiten ajustarse.

Por otra parte, los medicamentos para la alergia pueden ayudar si el asma se desencadena o se agrava por las alergias. Estos incluyen:


  •  Las vacunas antialérgicas (inmunoterapia). Con el tiempo, las inyecciones para la alergia reducen gradualmente la reacción del sistema inmune a los alérgenos específicos.
  • El omalizumab (Xolair). Este medicamento que actúa mediante la alteración del sistema inmunológico y que es administrado como una inyección cada dos a cuatro semanas, se emplea específicamente para personas que tienen alergias y asma grave.
  • Medicamentos para la alergia. Estos incluyen los antihistamínicos y los descongestionantes en aerosol nasal y oral, así como los aerosoles nasales con corticosteroides y cromoglicato.

Tratamiento de la termoplastia bronquial

Este tratamiento se utiliza para el asma grave que no mejora con el uso de corticoides inhalados y otros medicamentos para el asma a largo plazo. Con este método se calienta el interior de las vías respiratorias en los pulmones con un electrodo, reduciendo el músculo liso en el interior de las vías respiratorias. Esto limita la capacidad de las vías respiratorias para apretarse, haciendo la respiración más fácil y reduciendo los ataques de asma.

En general, el tratamiento del asma debe ser flexible y basado en los cambios de los síntomas, que deben ser evaluados a fondo cada vez que se visite a un médico. Esto permite que el tratamiento sea ajustado según la evolución de la enfermedad. Por ejemplo, si el asma está bien controlada, el médico puede recetar menos medicamentos, si el asma no está bien controlada o está empeorando, se puede aumentar la medicación y recomendar visitas más frecuentes.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.