Prevención de la neumonía

Para ayudar a prevenir la neumonía:


  • Vacúnese contra la gripe estacional. El virus de la gripe puede ser una causa directa de la neumonía viral. Una vacuna contra la gripe cada año ofrece una protección significativa.
  • Vacúnese contra la neumonía. Los médicos recomiendan una vacuna única contra la bacteria Streptococcus pneumoniae (neumococo) para todos los mayores de 65 años de edad, para las personas de cualquier edad que residen en hogares de ancianos y centros de atención a largo plazo y para los fumadores. Algunos doctores recomiendan una vacuna de refuerzo cinco años después de la primera dosis.
  • Vacune a sus niños. Los médicos recomiendan una vacuna contra la neumonía para todos los niños menores de 2 años y para niños de 2 a 5 años que están en especial riesgo de la enfermedad neumocócica. Los niños que asisten a una guardería en grupo también deben recibir la vacuna. Se recomiendan vacunas contra la gripe estacional para niños mayores de seis meses.
  • Practique una buena higiene. Para protegerse contra las infecciones respiratorias comunes que a veces conducen a la neumonía, lávese las manos con frecuencia o use un desinfectante para manos a base de alcohol.
  • No fume. Fumar daña las defensas naturales de los pulmones frente a las infecciones respiratorias.
  •  Manténgase descansado y en forma. El descanso adecuado, una dieta sana y ejercicio moderado pueden ayudar a mantener su sistema inmune fuerte.
  • Dé un buen ejemplo. Quédese en casa cuando esté enfermo con un resfriado y si tiene que estar en público, tape su boca al toser y estornude sobre el pliegue interno del codo. 

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.