Pruebas y diagnóstico de la bronquiolitis

En general no se necesitan tantas pruebas ni rayos X para el diagnóstico de la bronquiolitis. Casi siempre el médico puede identificar el problema mediante la observación del niño y escuchando sus pulmones con un estetoscopio.


Si el paciente tiene el riesgo de una  bronquiolitis grave, si los síntomas empeoran o si se sospecha de otro problema, el médico puede ordenar pruebas, incluyendo:

  • La radiografía de tórax. El médico puede solicitar una radiografía de tórax para buscar señales de neumonía.
  • Prueba de muestra de moco. El médico puede tomar una muestra de mucosidad del niño para comprobar si es el virus que causa la bronquiolitis. Esto se logra mediante un hisopo introducido suavemente en la nariz.
  • Análisis de sangre. En ocasiones, las pruebas de sangre podrían ser utilizadas para comprobar la cuenta de glóbulos blancos. Un aumento en las células blancas de la sangre suele ser una señal de que el cuerpo está luchando contra una infección. También mediante un análisis de sangre se puede determinar si el nivel de oxígeno en la sangre ha disminuido.

A través de la observación se pueden encontrar signos de deshidratación, especialmente si el paciente se ha negado a beber y comer o ha estado vomitando. Los signos de deshidratación incluyen ojos hundidos, boca y piel secas, así como una lenta, escasa o ninguna producción de orina.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.