Pruebas y diagnóstico de la embolia pulmonar

La embolia pulmonar puede ser difícil de diagnosticar, especialmente en personas que presentan enfermedades subyacentes del corazón o los pulmones. Por esta razón, el médico probablemente ordenará una serie de pruebas para ayudar a determinar la causa de los síntomas, como:


  • La radiografía de tórax. Este examen no invasivo muestra imágenes del corazón y los pulmones. Aunque los rayos X no pueden diagnosticar la embolia pulmonar e incluso pueden parecer normales cuando existe una embolia, permiten descartar condiciones que imitan la enfermedad.
  • Gammagrafía pulmonar. Esta prueba, denominada gammagrafía de ventilación-perfusión, utiliza cantidades muy pequeñas de material radioactivo para estudiar el flujo de aire (ventilación) y el flujo sanguíneo (perfusión) en los pulmones.
  • Tomografía computarizada helicoidal. Las tomografías computarizadas regulares toman rayos X desde diferentes ángulos y luego los combinan para formar imágenes de las estructuras internas. En una tomografía computarizada helicoidal o espiral, el escáner gira alrededor del cuerpo en forma de espiral  para crear imágenes 3D. Este tipo de tomografía puede detectar anomalías con mayor precisión y rapidez.
  • Angiografía pulmonar. Durante esta prueba, se inserta un tubo flexible (catéter) en una vena grande, por lo general en la ingle, y pasa a través de la aurícula y el ventrículo derecho del corazón y las arterias pulmonares. Luego se inyecta un tinte especial en el catéter y se toman los rayos X para ver como el tinte se desplaza a lo largo de las arterias de los pulmones. Sería inusual tener lecturas normales en presencia de una embolia pulmonar. Esta prueba requiere de un alto grado de habilidad y conlleva riesgos potencialmente graves, por lo que generalmente se realiza cuando otros exámenes no proporcionan un diagnóstico definitivo.
  • Prueba de sangre D-dímero. Este ensayo detecta la presencia de una proteína que se produce cuando un coágulo de sangre se rompe en algún lugar del cuerpo. Un resultado negativo es un buen indicador de que no hay presencia de coágulos. Un resultado positivo sugiere que hay coágulos, pero se necesitan más pruebas para confirmarl.
  • Ultrasonido. En esta prueba, el médico utiliza un dispositivo llamado transductor para dirigir las ondas sonoras hacia las venas que se están examinando. Luego estas ondas se reflejan y se traducen en una imagen.
  • Imágenes por resonancia magnética. Este método utiliza ondas de radio y un campo magnético poderoso para producir imágenes detalladas de las estructuras internas. Debido a que es costoso, por lo general se reserva para las mujeres embarazadas, para reducir al mínimo la exposición del feto a la radiación, y para las personas cuyos riñones pueden ser dañados por otros medios de diagnóstico. 

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.