Pruebas y diagnóstico de la neumonía

El médico comenzará por preguntar acerca de su historial médico y realizará un examen físico, incluyendo el estudio los pulmones con un estetoscopio para detectar burbujas anormales o sonidos crepitantes que indiquen la presencia de líquido espeso.


Si se sospecha de neumonía, el médico puede recomendar:

  • Los rayos X del pecho, para confirmar la presencia de neumonía y determinar la extensión y localización de la infección.
  • Análisis de sangre para confirmar la presencia de la infección y tratar de identificar el tipo de organismo que la causa. La identificación precisa sólo ocurre aproximadamente en la mitad de las personas con neumonía.
  • La oximetría de pulso para medir el nivel de oxígeno en la sangre. La neumonía puede evitar que los pulmones lleven el oxígeno suficiente hacia el torrente sanguíneo.
  • Prueba de esputo. Después de una tos profunda se toma una muestra de líquido de los pulmones (esputo), y se analiza para determinar el tipo de infección.

Si la persona es mayor de 65 años de edad, se encuentra hospitalizada, tiene síntomas graves o una condición de salud subyacente, el médico puede recomendar:

  • Cultivo de líquido pleural. Se toma una muestra de fluido de la zona pleural y se analiza para ayudar a determinar el tipo de infección.
  • La broncoscopia. Se inserta un tubo delgado y flexible con una cámara por la garganta a través de las vías respiratorias para comprobar si algo está bloqueando la vía aérea o si algo más está contribuyendo a la neumonía.

Si la neumonía no está desapareciendo con la rapidez esperada, el médico puede recomendar una tomografía computarizada de tórax para obtener una imagen más detallada de los pulmones.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.