Remedios caseros (fáciles y efectivos) para la congestión nasal

Los aerosoles nasales puede que te den un alivio rápido a una congestion nasal, pero ¿sabías que pueden ser adictivos? El uso de ciertos aerosoles nasales como Afrin y Neo-Sinefrina durante más de tres días consecutivos puede, de hecho, empeorar el problema.


Los aerosoles nasales con ingredientes como la oximetazolina y la fenilefrina funcionan obstruyendo los vasos sanguíneos en la nariz, abriendo los conductos nasales para que puedas respirar. Pero después de unos días, estos aerosoles no sólo se vuelven menos eficaces, sino que también pueden causar una «congestión de rebote», donde los pasajes nasales se vuelven aún más inflamados y bloqueados que antes. Ahora, estás atrapado en un ciclo en el que tienes que depender del spray para respirar.

Además, no necesitas depender de estos aerosoles para siempre. Aquí expongo algunos remedios caseros que te ayudarán a aliviar la congestión nasal sin arriesgarte a una adicción.

Ollas neti. Las ollas Neti, que puedes encontrar tu farmacia local, se han utilizado durante siglos para ayudar a aliviar la congestión nasal y sinusal y se han vuelto muy populares en los últimos años. Estos pequeños potes trabajan literalmente enjuagando tus cavidades nasales.

Para usar una olla neti adecuadamente, asegúrate de usar agua embotellada que haya sido destilada o esterilizada, ya que de lo contrario existe el riesgo de infección (si usas agua del grifo, hiérvela durante varios minutos y luego deja que se enfríe completamente antes utilizarla). Inclina la cabeza hacia un lado sobre el fregadero, y vierte agua en una fosa nasal; saldrá por la otra fosa nasal, lavando la mucosa y eliminando los irritantes. A continuación, repite en el otro lado.

Aerosoles salinos. Los aerosoles nasales salinos, una mezcla de agua estéril y sal, trabajan eliminando la inflamación de la mucosa nasal. Si se utilizan de forma consistente, también pueden ayudar a enjuagar el polen o las bacterias que irritan las vías respiratorias. Los aerosoles salinos aumentan la humedad y son especialmente útiles en los meses de invierno cuando el interior de la nariz puede secarse y ser propenso a sangrar.

Puedes comprar estos aerosoles en farmacias o hacer tu propia mezcla con de dos a tres cucharaditas de sal no yodada en una pinta de agua embotellada, previamente destilada o esterilizada, o en agua hervida que se ha dejado enfriar. A continuación, utiliza una jeringa para vertir suavemente la solución hacia la parte posterior de la cabeza, en lugar de hacia arriba. Por último, sopla suavemente la nariz.

Vapor. La inhalación del vapor de una ducha caliente, una sopa, un té o una olla de agua caliente puede ayudar a abrir y calmar los pasajes nasales irritados. Los humidificadores también son buenos si necesitas ayuda para respirar por la noche.


Té de menta. La menta contiene mentol, que ayuda a desinflamar las mucosas y abrir los conductos nasales. El té de hierbabuena combina el efecto del mentol, el vapor y el líquido caliente, todo lo cual puede ayudar a la eliminación de la congestión nasal.

Sopa de pollo. Los estudios sugieren que la sopa de pollo puede disminuir la producción de moco, al afectar la función inmune y propiciar la desinflamación, el vapor y el calor también ayudará. Si estás enfermo, también es una excelente manera de mantenerse hidratado.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.