Tratamiento para la amigdalitis

Las infecciones bacterianas de las amígdalas y las adenoides son tratadas con diversos antibióticos. Una vez que comience el tratamiento, es importante tomar el curso completo de antibióticos según lo prescrito, ya que la interrupción del mismo puede conducir a consecuencias adversas y el crecimiento de la bacteria nuevamente.


La extirpación quirúrgica es considerada en situaciones resistentes al tratamiento médico o en las infecciones recurrentes con mucha frecuencia.

Las causas virales de la amigdalitis o el agrandamiento de las adenoides a menudo se tratan sólo con la hidratación y el control de la fiebre. Los antibióticos no son eficaces para contrarrestar las infecciones virales de las amígdalas.

En el caso de un absceso periamigdalino, este debe drenarse ya sea por extracción de líquido con una aguja y una jeringa, la incisión con un bisturí o la amigdalectomía.

Las piedras crónicas en las amígdalas se pueden eliminar con un dedo limpio o con una sonda despuntada.

La ampliación masiva de las amígdalas y las adenoides que causan la obstrucción de las vías respiratorias puede ser tratada con un ciclo largo de antibióticos, o incluso un breve curso de esteroides para reducir la inflamación, con medicamentos similares a la cortisona, tales como la prednisona y prednisolona.

¿Cuándo es aconsejable extirpar las amígdalas y / o las adenoides?

La amigdalectomía y la adenoidectomía se indican para las personas con infecciones repetidas o persistentes, especialmente si interfieren con suss actividades cotidianas. La Academia Americana de Otorrinolaringología define como infecciones repetitivas en los niños a los casos de siete episodios en un año, o cinco episodios cada dos años, o tres episodios cada tres años.


La amigdalectomía y adenoidectomía también están recomendadas para situaciones en las que el agrandamiento de las amígdalas y adenoides es tan avanzado que causa graves problemas del sueño, apnea, alteraciones dentales y dificultad para tragar.

La ampliación de las adenoides solamente, o en combinación con la ampliación de las amígdalas, puede causar la obstrucción nasal, infecciones recurrentes del oído o la sinusitis. Si estas condiciones son resistentes a la terapia médica, también se indica la cirugía.

Un episodio significativo de la amigdalitis se define por uno o más de los siguientes criterios:

  • una temperatura superior a 38.3 C
  • agrandamiento de los ganglios linfáticos en el cuello
  • material de pus recubriendo las amígdalas
  • una prueba positiva para estreptococos

Las intervenciones quirúrgicas son fuertemente consideradas en aquellos pacientes que sufren o pueden sufrir complicaciones graves de la infección. Estos incluyen el absceso periamigdalino, una historia de complicaciones estreptocócicas, como cardiopatía reumática, glomerulonefritis, o un absceso cervical. Otra razón definida para la cirugía es la sospecha de neoplasia o tumor.

Cabe destacar que todas las decisiones a favor o en contra de la eliminación de las amígdalas o adenoides dependen de la situación particular del paciente. Otros factores, tales como la tolerancia de los antibióticos, problemas médicos concurrentes y las preferencias individuales también son factores importantes en el proceso de decisión.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.