Tratamientos y drogas de la EPOC

Un diagnóstico de la EPOC no es el fin del mundo. Para todas las etapas de la enfermedad, existe un tratamiento eficaz y capaz de controlar los síntomas, reducir el riesgo de complicaciones, exacerbaciones y mejorar la capacidad para llevar una vida activa.


Dejar de fumar

El paso más esencial en cualquier plan de tratamiento para la EPOC es dejar de fumar. Es la única manera de evitar que la  enfermedad empeore y que con el tiempo se reduzca la capacidad para respirar. Se sabe que dejar de fumar no es fácil y esta tarea puede parecer especialmente difícil si se ha intentado dejar de fumar y no se ha tenido éxito. Para lograrlo, se puede conversar con un médico acerca de los productos de reemplazo de nicotina y los medicamentos que pueden ayudar, así como la forma de manejar las recaídas. También evitar la exposición al humo de segunda mano siempre que sea posible es una buena idea para.

Medicamentos

Los médicos utilizan varios tipos de medicamentos para tratar los síntomas y complicaciones de la EPOC. Un paciente puede tomar algunos medicamentos en forma regular y otros según sea necesario:

  • Los broncodilatadores. Estos medicamentos, que generalmente vienen en un inhalador, relajan los músculos alrededor de las vías respiratorias. Esto puede ayudar a aliviar la tos y falta de aire, así como facilitar la respiración. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, se puede necesitar un broncodilatador de acción rápida antes de las actividades, un broncodilatador de acción prolongada que se utilice todos los días, o ambas cosas.
  • Los esteroides inhalados. Los corticosteroides inhalados pueden reducir la inflamación de las vías y ayudar a prevenir las exacerbaciones. Los efectos secundarios pueden incluir ronquera, infecciones y hematomas orales. Estos medicamentos son útiles para las personas con frecuentes exacerbaciones de la enfermedad. La fluticasona (Flovent) y la budesonida (Pulmicort) son ejemplos de esteroides inhalados.
  • Los inhaladores de combinación. Algunos medicamentos combinan broncodilatadores y esteroides inhalados. El salmeterol y la fluticasona (Advair) y el formoterol y budesonida (Symbicort) son ejemplos de inhaladores de combinación.
  • Los esteroides orales. Para las personas que tienen una exacerbación aguda moderada o severa, los esteroides orales previenen el empeoramiento adicional de la EPOC, sin embargo, estos medicamentos pueden tener efectos secundarios graves, tales como aumento de peso, diabetes, osteoporosis, cataratas y un mayor riesgo de infección.
  • Inhibidores de la fosfodiesterasa-4. Un nuevo tipo de medicamento aprobado para las personas con EPOC grave es roflumilast (Daliresp), un inhibidor de la fosfodiesterasa-4. Este medicamento puede reducir la inflamación de las vías y relaja las vías respiratorias. Los efectos secundarios comunes incluyen diarrea y pérdida de peso.
  • Teofilina. Este medicamento ayuda a mejorar la respiración y previene las exacerbaciones. Los efectos secundarios pueden incluir náusea, latidos del corazón rápidos y temblores.
  • Antibióticos. Las infecciones respiratorias, como la bronquitis aguda, neumonía y gripe, pueden agravar los síntomas de EPOC. Los antibióticos ayudan a combatir las exacerbaciones agudas. El antibiótico azitromicina previene las exacerbaciones, pero no está claro si esto se debe a su efecto antibiótico o a sus propiedades anti-inflamatorias.

Terapias pulmonares

Los médicos suelen utilizar estas terapias adicionales para las personas con EPOC moderada o grave:

  • La terapia de oxígeno. Si no hay suficiente oxígeno en la sangre, es posible que se necesite oxígeno complementario. Existen varios dispositivos para suministrar oxígeno a los pulmones, incluyendo ligeras unidades portátiles que pueden llevarse a cualquier sitio.  Algunas personas con EPOC utilizan oxígeno durante las actividades o mientras duermen, otras lo utilizan todo el tiempo. La terapia de oxígeno puede mejorar la calidad de vida y es un tratamiento para la EPOC que ha demostrado capacidad para prolongar la vida.
  • El programa de rehabilitación pulmonar. Estos programas suelen combinar la educación, el entrenamiento, consejos de nutrición y consejería. Se trabaja con una variedad de especialistas, que pueden adaptar su programa de rehabilitación para satisfacer las necesidades de cada paciente. La rehabilitación pulmonar puede reducir las hospitalizaciones, aumentar la capacidad de participar en las actividades cotidianas y mejorar la calidad de vida en general. Un médico puede ayudar a obtener información sobre estos programas.

Gestión de las exacerbaciones


Incluso con tratamiento continuo, se puede experimentar un aumento de los síntomas durante días o semanas. Esto se llama una exacerbación aguda y puede llevar a una insuficiencia pulmonar, si no se recibe tratamiento oportuno. Las exacerbaciones pueden ser causadas ​​por una infección respiratoria, contaminación del aire, u otros factores desencadenantes de la inflamación. Cualquiera que sea la causa, es importante buscar ayuda médica inmediata si se nota un aumento sostenido de la tos, un cambio en el moco o mayor dificultad para respirar.

Cuando se producen las exacerbaciones, se pueden necesitar medicamentos adicionales, como los antibióticos o esteroides, oxígeno complementario o tratamiento en un hospital. Una vez que los síntomas mejoran, la persona querrá tomar medidas para prevenir las exacerbaciones futuras, tales como tomar los esteroides inhalados o broncodilatadores de acción prolongada, conseguir su vacuna anual contra la gripe y evitar la contaminación del aire siempre que sea posible.

Cirugía

La cirugía es una opción para personas con ciertas formas de enfisema grave, que no reciben ayuda suficiente de los medicamentos por sí solos:

  • La cirugía de reducción del volumen pulmonar. En esta cirugía, el cirujano quita pequeñas cuñas de tejido pulmonar dañado. Esto crea un espacio extra en la cavidad torácica para que el tejido pulmonar restante y la membrana trabajen más eficientemente. En algunas personas, esta cirugía puede mejorar la calidad de vida y prolongar la supervivencia.
  • Trasplante de pulmón. El trasplante de pulmón puede ser una opción para aquellas personas que cumplen con criterios específicos. El trasplante puede mejorar su capacidad de respirar y estar activo, pero es una operación de gran envergadura que tiene riesgos significativos, como el rechazo de órganos, y la obligación de tomar medicamentos inmunosupresores para toda la vida.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.