Tratamientos y drogas para el cáncer de pulmón

El paciente y su médico eligen un plan de tratamiento para el cáncer basado en una serie de factores, tales como su salud en general, el tipo y la etapa de su cáncer, y sus preferencias. Las opciones incluyen típicamente uno o más tratamientos, incluyendo la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia o la terapia dirigida de fármacos.


En algunos casos, la persona puede optar por no someterse a tratamiento. Por ejemplo, puede sentirse que los efectos secundarios del tratamiento serán mayores que los beneficios potenciales. Cuando ese es el caso, el médico le puede sugerir cuidado paliativo para tratar sólo los síntomas, como el dolor o dificultad para respirar.

Las opciones de tratamiento para el cáncer de pulmón de células no pequeñas

  • Primera etapa: la cirugía y en ocasiones la quimioterapia.
  • Segunda etapa: la cirugía, la quimioterapia, la radiación.
  • Tercera etapa: la quimioterapia y la radiación combinadas, la quimioterapia sola, ocasionalmente la cirugía sobre la base de los resultados de otros tratamientos.
  • Cuarta etapa: la quimioterapia, la terapia dirigida de fármacos, ensayos clínicos, la atención de apoyo

Las opciones de tratamiento para el cáncer de pulmón de células pequeñas

  • Primera etapa: la cirugía siempre que sea posible, pero por lo general se usa la quimioterapia y la radioterapia combinadas.
  • Segunda etapa: la combinación de quimioterapia y la radiación
  • Tercera etapa: la quimioterapia y las radiaciones combinadas, los ensayos clínicos, la atención de apoyo.
  • Cuarta etapa: la quimioterapia, los ensayos clínicos, la atención de apoyo

Cirugía

Durante la cirugía, el cirujano trabaja para extirpar el cáncer de pulmón y un margen de tejido sano. Los procedimientos para eliminar el cáncer de pulmón incluyen:

  • La resección en cuña para quitar una pequeña sección de pulmón que contiene el tumor, junto con un margen de tejido sano
  • La resección segmentaria para quitar una porción más grande de pulmón, pero no un lóbulo completo
  • Lobectomía para extirpar todo el lóbulo de un pulmón
  • Neumonectomía para quitar un pulmón completo

El cirujano puede extirpar los ganglios linfáticos del pecho del paciente con el fin de comprobar que no hay signos de cáncer en ellos.

La cirugía del cáncer de pulmón conlleva riesgos, como sangrado e infección. Después de esta cirugía se puede sentir dificultad para respirar, pero si una parte del pulmón es retirada, el tejido pulmonar restante se ampliará con el tiempo y la respiración será más fácil. El médico puede recomendar un terapeuta respiratorio que sirva de guía a través ejercicios de respiración para ayudar con la recuperación.

Quimioterapia. La quimioterapia usa medicamentos para matar las células cancerosas. A través de una vena en el brazo (por vía intravenosa) o por vía oral se administran uno o más medicamentos quimioterapéuticos. Una combinación de fármacos por lo general se da en una serie de tratamientos durante un período de semanas o meses, con interrupciones en el medio para que la persona pueda recuperarse.


La quimioterapia se puede utilizar como un tratamiento de primera línea para el cáncer de pulmón o como tratamiento adicional después de la cirugía. En algunos casos, se puede utilizar para disminuir los efectos secundarios del cáncer.

La terapia de radiación. La radioterapia utiliza rayos de energía de alta potencia, como los rayos X, para destruir las células cancerosas. La radioterapia puede ser dirigida al cáncer de pulmón por fuera del cuerpo (radioterapia externa) o se puede poner dentro de agujas, semillas o catéteres y colocarla dentro del cuerpo cerca del cáncer (braquiterapia).

La terapia de radiación se puede usar sola o con otros tratamientos para este tipo de cáncer. A veces se administra al mismo tiempo que la quimioterapia.

Para las personas con tumores muy pequeños, una opción puede ser la radioterapia corporal estereotáctica. Esta forma de radiación tiene como objetivo muchos haces de radiación desde diferentes ángulos en el cáncer de pulmón. Generalmente se completa en uno o unos pocos tratamientos.

Terapia de fármacos dirigida. Las terapias dirigidas son nuevos tratamientos contra el cáncer que trabajan sobre anormalidades específicas en las células cancerosas. Las principales opciones de este tratamiento incluyen:

  • Bevacizumab (Avastin). El bevacizumab detiene la creación de un nuevo suministro de sangre en un tumor. Los vasos sanguíneos que se conectan a los tumores pueden suministrarle oxígeno y nutrientes, lo que permite que este crezca. El bevacizumab se usa generalmente en combinación con quimioterapia y es aprobado para el cáncer de pulmón no microcítico avanzado y recurrente. Conlleva un riesgo de sangrado, coágulos de sangre y la presión arterial alta.
  • El erlotinib (Tarceva). El erlotinib actúa bloqueando los químicos que indican que las células cancerosas crecen y se dividen. Este fármaco se aprobó para las personas con cáncer de pulmón no microcítico avanzado y recurrente que no han recibido ayuda de la quimioterapia. Las células tomadas del cáncer de pulmón se ponen a prueba para ver si responden al medicamento. Los efectos secundarios del erlotinib incluyen erupción cutánea y diarrea. Los fumadores son menos propensos a beneficiarse de con esta opción.
  • Crizotinib (Xalkori). El crizotinib bloquea los químicos que permiten que las células cancerosas crezcan fuera de control y vivan más que las células normales. Está aprobado para su uso en personas con cáncer de pulmón de células no pequeñas, cuyas células tienen una mutación genética particular. Una prueba de laboratorio especial con las células cancerosas determina si tienen esta cierta mutación genética. Los efectos secundarios incluyen náuseas y visión doble o borrosa.

Los ensayos clínicos. Los ensayos clínicos son estudios de tratamientos experimentales de cáncer de pulmón. Un paciente puede estar interesado en participar en un estudio clínico si los tratamientos de cáncer de pulmón no están funcionando o si las opciones de tratamiento son limitadas. Los tratamientos estudiados en un ensayo clínico pueden ser las últimas innovaciones, pero no garantizan una cura. De cualquier forma, la participación en un ensayo clínico puede ayudar a los médicos a comprender mejor cómo tratar el cáncer de pulmón en el futuro.

La atención de apoyo. Cuando los tratamientos ofrecen pocas posibilidades de una cura, el médico puede recomendar evitar tratamientos agresivos y optar por la atención de apoyo. Esta opción, que también se llama cuidados paliativos, permite sacar el máximo partido de su vida sin los efectos secundarios perdurables del tratamiento, que pueden afectar negativamente la calidad de vida.

En un estudio, las personas con cáncer de pulmón de células no pequeñas avanzado que comenzaron a recibir atención de apoyo poco después de su diagnóstico, vivieron más tiempo que los que continuaron con el tratamiento, como la quimioterapia y la radiación. Los que recibieron tratamiento de apoyo reportaron mejor estado de ánimo y calidad de vida. Ellos sobrevivieron, en promedio, casi tres meses más que los que recibieron la atención estándar.

libro-salud-reprodIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Aparato respiratorio. Procedimientos relacionados". Después de leer este libro serás capaz de:

  • Identificar cada uno de los órganos del aparato respiratorio y sus características anatómicas..
  • Explicar los procesos fisiológicos en los que están implicados los órganos del aparato respiratorio.
  • Conocer los signos y síntomas de la patología más frecuente que afecta a este aparato.
  • Aprender sobre la ventiloterapia, oxigenoterapia y otras fisioterapias de la respiración.